Conectividad con propósito Una alianza en línea con la comunidad

Conectividad con propósito Una alianza en línea con la comunidad

Milton Fabián Mosquera sueña con ser comandante de aviación o piloto de carreras. Cursa su bachillerato en la Institución Educativa San José de La Pesquera, a donde llegó con muy buenas referencias académicas después de su paso por la escuela de primaria María Cano en la vereda Nueva Jerusalén del municipio de Arauquita.

Durante su primaria nunca pudo acceder a internet, pues no existía la infraestructura requerida. Sin embargo, acudiendo al ingenio, su docente se esmeró por enseñarles conceptos básicos sobre computación: conocieron el teclado, el mouse y eventualmente escribieron textos en plantillas de Word. Pero hacía falta sacarles provecho a esos equipos de cómputo.

Gracias a la articulación de esfuerzos entre la empresa privada, autoridades nacionales y locales y la comunidad, se dio vida al proyecto Conectividad con Propósito. La meta: 24 escuelas rurales del municipio de Arauquita con internet.

Técnicos de Anditel, empresa experta en conectividad rural, contactada por Ecopetrol y SierraCol Energy para llevar a cabo esta tarea, recorrieron cada una de las escuelas, siempre coordinados por la Fundación El Alcaraván.

El reto técnico consistió en instalar estaciones de radio base en las antenas de comunicaciones de los campos petroleros Caño Limón y Caricare, a una altura suficiente para emitir las ondas electromagnéticas hasta las escuelas objeto del proyecto, las cuales cuentan con equipos y la tecnología Air Band aportados por Microsoft, empresa privada que también se unió a esta alianza.

Cientos de horas de trabajo, recorridos por agua y tierra, maniobras en alturas aferrados a líneas de vida, adecuación de redes en las escuelas, programación de equipos, reintentos de conexión y hasta recurrir a planes alternativos, permitieron que finalmente el sueño de conectividad para más de mil alumnos rurales, docentes y comunidad, se hiciera realidad.

Una nueva manera de enseñar y aprender

“Estábamos esperando esto desde hace mucho tiempo, porque es fundamental para el desarrollo de nuestro quehacer pedagógico y para orientar nuestras actividades académicas de manera más eficiente”, dice Ethiel Enrique Valencia, docente de la escuela María Cano.

En su escuela se enseñan las vocaciones productivas del territorio y el cultivo de cacao es el orgullo de los estudiantes. Llevan 20 años cultivando y varias generaciones de estudiantes han ayudado a mantenerlo. Es el consentido del colegio y hay una razón de peso para ello: gracias a la venta del cacao se puede tener caja menor, que se usa para cubrir gastos de adecuaciones en la escuela, actividades culturales y hasta excursiones.

“Hasta en eso mejoramos, porque una herramienta como internet nos va a permitir adentrarnos en el mundo del cultivo de cacao, conocer su manejo e incluso fabricar nuestro propio abono orgánico, nos permitirá mejorar lo que hacemos” apunta.

Además de conectar a las escuelas, cada institución recibió un computador y televisor, los cuales aportarán a fortalecer las competencias de los docentes en tecnologías de la información mediante espacios de formación virtual, lo que permite mejores oportunidades de aprendizaje para sus estudiantes.

Prósperos negocios online

Cada vez son más comunes los pequeños negocios familiares. Son una alternativa para sufragar los gastos del hogar. En La Pesquera, Deinis Beleño alterna sus actividades como ama de casa con la renta de lavadoras a los vecinos del centro poblado.

Que su negocio funcione no depende exclusivamente de ella, sino de la buena señal de su celular y, por supuesto, de las recargas diarias de saldo. Cuando no hay para recargar, no llegan los mensajes de sus clientes y, por tanto, la rentabilidad de su negocio se ve afectada.

“Mis clientes me escriben a través de Facebook y WhatsApp y no todas las veces tengo internet. Cuando eso pasa, me acerco al punto digital del colegio, me conecto, veo los mensajes y les llevo la lavadora. Internet me permite estar más en contacto con ellos y publicar para hacer más clientes”.

Niños, docentes y comunidad en general de 24 veredas ya disfrutan de la conexión a internet.

Conectividad con Propósito es una realidad gracias al trabajo articulado de Ecopetrol, SierraCol Energy, la Fundación El Alcaraván, Microsoft, Anditel, la Gobernación de Arauca, la Alcaldía de Arauquita y el Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), el cual permite que estas comunidades puedan acceder a las oportunidades que ofrece el mundo digital, reduciendo la brecha tecnológica y mejorando las competencias de alumnos y docentes del área rural de Arauquita.