Mantenimiento al sistema de tratamiento de agua en las escuelas de las veredas Barranquillita y Caño Arenas

Mantenimiento al sistema de tratamiento de agua en las escuelas de las veredas Barranquillita y Caño Arenas

El agua potable es uno de principales factores de bienestar de las comunidades, por eso Ecopetrol y SierraCol Energy han aportado al mantenimiento de sistemas de tratamiento de agua potable más seguros y eficientes.

Uno de esos sistemas son las plantas de tratamiento de agua potable que algunas instituciones educativas poseen, como es el caso de las escuelas de las veredas Barranquillita y Caño Arenas, zona rural del municipio de Arauquita y áreas de influencia directa del campo Caño Limón.

Estas plantas no solo suplen la necesidad de consumo de agua de los niños en época escolar, sino también de toda la comunidad para realizar sus reuniones y las actividades sociales y culturales.

Cristian David Ruiz, presidente encargado y fiscal de la junta de acción comunal de la vereda Barranquillita, recuerda cómo hace más de 30 años, siendo estudiante de la escuela, debía calmar su sed tomando agua directamente del río, sin filtro, sin reposar.

“La verdad, fue un logro muy importante contar con el funcionamiento de esta planta, la comunidad se beneficia y así evitamos enfermedades tanto en niños como adultos al consumir un agua limpia, pura”, puntualizó Ruiz.

El saneamiento deficiente de las aguas puede generar problemas digestivos en la población, y causar enfermedades como el cólera, diarreas, disentería, hepatitis A, fiebre tifoidea y poliomielitis.

Don José Blanco, presidente de la junta de acción comunal de la vereda Caño Arenas, resalta la importancia de contar con esa planta en la escuela del sector. “Es muy importante para la comunidad tener esta planta de tratamiento de agua, porque los niños son los más beneficiados y eso nos ha permitido tener una evolución. Ya no es sacar el agua del puntillo y esperar a que se aclare; con la planta evitamos enfermedades y mejoramos la calidad de vida de las personas”.

Con el mantenimiento de estas plantas se contribuye a la salud y calidad de vida de las comunidades de Barranquillita y Caño Arenas