Mejorar la calidad de vida: una constante para la industria petrolera en la región

Mejorar la calidad de vida: una constante para la industria petrolera en la región

Mejorar las condiciones de vida de las familias de la zona rural se ha convertido en un objetivo constante para la industria petrolera, que durante varios años ha favorecido a miles de personas, mediante su Plan de Inversión Social Voluntario, con iniciativas que aportan a su bienestar, como los proyectos de infraestructura.

Construcción y mejoramiento de unidades de cocina, viviendas, vaqueras, baterías sanitarias, entre otros, satisfacen las necesidades de la población.

A cocinar con gusto

Cada proyecto que se adelanta en las comunidades del área rural es un avance significativo para las mismas. Con el fin de conservar las tradiciones y buenas costumbres alimentarias de manera más segura, se les entregaron unidades de cocina a dos familias de la vereda Nubes A, por medio de la Unidad de Infraestructura de la Fundación El Alcaraván.

“Nos llena de mucha satisfacción recibir este beneficio, la casa que tenemos no cuenta con el servicio de cocina y por eso hicimos la solicitud de construir estas cocinas para mejorar nuestras condiciones como familia y de la casa. Realmente es una bendición para nosotros”, manifiesta Miguel Vides, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Nubes A y beneficiario del proyecto.

Cimientos fuertes, techos firmes

A pesar de los esfuerzos, el trabajo y el tiempo, construir una casa en óptimas condiciones demanda una ardua labor; la falta de ingresos económicos, la dificultad en la movilidad y las distancias son algunas de las limitantes.

Sin importar tiempo, distancia y vías de acceso, en un trabajo mancomunado entre la comunidad y la industria petrolera, con su fundación El Alcaraván, logran cumplir el sueño de familias que hoy cuentan con un mejor vivir.

Este año, 14 familias distribuidas entre las veredas: Guayacán, Mata de Coco, Los Almendros, San José del Caranal y Santa Clara, zona rural del municipio de Arauquita, fueron beneficiadas con el proyecto de construcción de vivienda nueva, lo cual aporta seguridad, tranquilidad y salubridad a las personas.

María Helena Mantilla relata su sentir al ver que atrás quedan las culebras, las goteras y la plaga, porque hoy se siente más segura y tranquila en su casa nueva.

“Nos sentimos muy orgullosos, muy contentos por ser los primeros en contar con este beneficio en San José de Caranal. Hemos pasado a la alegría, la emoción, la fortaleza de sentirnos en una casa de material y saber que a la media noche no nos levantamos a sacar el agua, sin el temor de que las culebras se suban a la cama, nos sentimos muy contentos”, agregó.

Barranquillita le apuesta al buen manejo ganadero

Con la meta de fortalecer la producción activa de leche y carne en el sector, seis productores de la vereda Barranquillita, área de influencia directa del campo Caño Limón, optaron por el proyecto de construcción de vaqueras, con el fin de garantizar seguridad, salubridad y buen manejo a sus animales de finca.

Una obra que muchos requerían para realizar sus trabajos de ordeño, vacunación y demás acciones que promueven una mejor calidad del producto. “Es algo que pedía a gritos, ya voy a bregar menos para mover el ganado, estamos muy contentos por esa gran obra de inversión social que nos dieron”, señala Eulises Briceño, productor con más de 25 años de experiencia en el sector.